Identidad digital

Tim O’Reilly, uno de los apóstoles del término Web 2.0, resume los principios de ésta en una simple frase: “la Web 2.0 consiste en aprovechar la inteligencia colectiva” . La Web 2.0 es la web participativa, construida sobre herramientas tecnológicas que favorecen el efecto de red porque son mejores para los usuarios cuanto mayor es la masa crítica de usuarios.

Aunque la participación es el factor más reconocible de la experiencia 2.0, la observación del comportamiento de los usuarios en sus hábitos de consumo del medio internet muestra tres pilares más que complementan el factor participativo.

El primero de ellos es el de la personalización, que comparte con la participación el ser manifestación del deseo de singularidad de las personas. Yo participo ofreciendo a la red mi opinión o mi conocimiento porque reconozco el valor de mi como propio y singular. Del mismo modo, quiero que mi experiencia responda a mis necesidades. Este factor de personalización está detrás del éxito de servicios que permiten al usuario configurar su experiencia, y puede aplicarse a aspectos diversos: desde el diseño del interfaz de mi buscador, hasta la configuración de opciones de seguridad en mi red de amigos, pasando por la oferta de los productos más comprados en el supermercado online en que hago la compra mensual.

El segundo valor que destaco es el de los resultados. En la Web 2.0 el usuario espera resultados que sean relevantes y valiosos para su persona. Google, de nuevo, es un excelente exponente de esta exigencia; como lo son eBay o YouTube. 

Por último, y unido a los dos anteriores, está la característica del contexto. El comportamiento de los usuarios de internet es distinto según el contexto porque en cada contexto, decidido por ellos mismos, la relevancia de los contenidos y la información cambia; como consecuencia, también variará su respuesta a los contenidos y la información que se les ofrezca.

A partir de sus preferencias y aplicando estos cuatros principios, el usuario construye su mix de uso de medio y va dando forma a un ecosistema propio, que acaba convirtiéndose en una verdadera identidad digital.

El reto para los profesionales de la comunicación es saber jugar con los cuatro parámetros y arriesgar a construir una relación con los usuarios que respete su identidad digital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s