Un corazón unido

Un colega me ha contado que ha descubierto un texto de Gaudí en el que el arquitecto explica que su experiencia le había hecho llegar a la conclusión de que los obreros cuyo trabajo debía dirigir trabajaban mejor – eran más eficaces y productivos, cometían menos fallos, avanzaban más deprisa, gastaban menos material, cogían menos bajas, tenían menos accidentes, eran más creativos… complétese con lo que se quiera – "cuando su corazón estaba unido".

Me ha impresionado la expresión del arquitecto. Me ha costado poco reconocer lo preciso de las palabras escogidas para describir una experiencia demasiado frecuente en las empresas de cualquier tipo y tamaño, entre profesionales en todos los puestos y niveles de la organización. El corazón no está unido y uno separa el trabajo de su esfera personal. Incluso, hay escuelas de management (y muchos libros de autoayuda) que proclaman que ésta es la mejor opción para ser un buen profesional y un buen ciudadano: hacer que las dos esferas se mantengan alejadas para impedir que los factores menos positivos de una puedan contaminar a la otra.

Lo curioso es que, en medio de esta tendencia, las empresas parecen haberse sensibilizado con la conciliación de la vida familiar y laboral, habilitando por ejemplo espacios para guarderías en los centros de trabajo. También Gaudí intuyó que la proximidad física podía ayudar a unir el corazón, y proyectó pequeños centros residenciales para los obreros de la Sagrada Familia junto a la fábrica de la iglesia en construcción. Pero tampoco esto basta: lo que para Gaudí era un medio se convierte hoy en un fin de los departamentos de recursos humanos.

El corazón permanece unido cuando el profesional siente por la mañana que va a trabajar en un lugar al que pertenece y en el que desarrolla toda su capacidad; un lugar del que se siente orgulloso porque en él su vida gana dignidad. Su vida entera, que es la suma – entre otras cosas – de las dos esferas. Entonces, es más eficaz y productivo, comete menos fallos, avanza más deprisa, es más creativo y coge menos bajas.

Procurar que el corazón de sus empleados se mantenga unido es la primera reponsabilidad de la dirección de cualquier compañía porque es el primer motor de la productividad, la rentabilidad y el éxito empresarial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s